La nueva vida de Betina Jozami

La ex tenista profesional regresó a Paraná luego de residir en México y Estados Unidos. Habló del vínculo con el deporte en el que trascendió fronteras, de su trabajo y se refirió al arribo a una nueva disciplina: el básquet.

Barajar y dar de vuelta, volver a empezar. De eso se trata. Y cuando eso sucede, las energías se renuevan y las expectativas crecen. Sea en el ámbito que fuera.

Luego de una gran carrera en la que llegó incluso a ubicarse dentro de las mejores cien tenistas del mundo, la paranaense Betina Jozami retorna a su ciudad natal con otro aire. Alejada de la disciplina que la vio crecer, regresa tras cinco años de vivir en México y Estados Unidos.

En diálogo con MIRADOR ENTRE RIOS, la ex tenista profesional dio cuenta de su actualidad y de sus proyectos, vinculados a la empresa de su familia y al básquet, en el Paraná Rowing Club.

jozami-betina

PRESENTE Y FUTURO

“Actualmente estoy en una etapa de transición. Luego de haber vivido cinco años en el exterior finalmente estoy instalándome en Paraná desde comienzos de año. Desde hace unas semanas que estoy empezando a trabajar en el área de comercio electrónico de la empresa Click Muebles”, contó.

Beti, empezó a jugar al tenis a los 8 años en el Club de Tenis Urquiza y representó al país en varias ocasiones, consagrándose a nivel sudamericano en Brasil (2000), en el dobles del Orange Bowl (2003) y a nivel mundial en la Junior Davis Cup (2004). En tanto, obtuvo el oro en dobles junto a Jorgelina Cravero y el bronce en singles en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007.

Tras su carrera deportiva, estudió y se graduó en Administración de Empresas en la Universidad Nacional de San Martín de Buenos Aires.

-¿Seguís relacionada en algún aspecto al tenis? ¿Extrañás jugar?
-Actualmente no me encuentro vinculada con el tenis. La verdad es que extraño poco el tenis, aunque jugar dobles considero que era la modalidad más interesante y divertida. También se extrañan ciertas amistades, pese a con la mayoría de ellas sigo en contacto en la actualidad.
La realidad también es que a los 21 años finalicé mi carrera como tenista profesional y arranqué la Universidad en Argentina. A los 26 me egresé y partí para México. Allí me surgió una oportunidad laboral en una consultora de Marketing, en el Distrito Federal. En  paralelo trabajé a modo freelance en eCommerce. Este período fue de tres años.
Después me mudé a Estados Unidos, donde trabajé durante dos años como profesora de tenis en Boston, Massachusetts. El cambio fue radical ya que son culturas extremadamente distintas. La experiencia de vivir en los dos países que están tan cerca y a su vez son tan diferentes me gustó mucho.

-Al ver un partido, ¿lo mirás como una simple espectadora o te ponés en el rol de quién esté jugando buscando encontrarle explicaciones a las acciones?
-Con el equipo de trabajo solíamos analizar muchos partidos y sobre todo evaluar las virtudes y puntos flojos de los rivales constantemente, por lo tanto, a lo largo de mi vida vi mucho tenis y con una mirada analítica. Actualmente miro muy poco. Me genera cierto interés cuando compite algún argentino o argentina o juega Roger Federer.

-¿Qué fue lo mejor que te dio el tenis? ¿Creés que te quitó algo también?
-El deporte en general te brinda muchos valores. Considero que es parte de una formación indispensable para cualquier persona. El tenis es individual y requiere de mucha autodisciplina para lograr los objetivos que uno de proponga.
A lo largo de mi carrera generé buenas relaciones con personas de distintos lugares del mundo. Me permitió también viajar y conocer, lo cual te abre mucho la cabeza.
En cuanto a lo que me puede haber quitado, diría que se atraviesan etapas de forma no convencional. Quizás salteas algunas o las tenés que pasar muy rápido. Tiempo, eso es clave. Lleva mucho tiempo preparase para ser un atleta en un deporte individual y temprano como el tenis. El circuito debe ser de los más extensos y exigentes a nivel calendario.

-Y ahora, ¿qué se te dio por vincularte al básquet?
-Mi familia paterna viene del básquet. Desde chica iba a ver los partidos de Recreativo. El básquet siempre fue mi deporte preferido, lo miro mucho. Tenía interés por aprender a jugarlo bien y nunca me hice el tiempo para practicarlo, asi que este año decidí intentar a ver qué sale aunque me esté dando cuenta que hay una gran diferencia a entre verlo y practicarlo… ¡Mucho más de la que pensaba! ¡Así que espero que nuestro entrenador, Andrés Grancelli, me tenga paciencia!
Por otro lado, tenía interés en experimentar la práctica de un deporte por equipo. Y en Rowing se armó un lindo grupo, dentro y fuera de la cancha.

-¿Cuáles son tus proyectos de vida a mediano y largo plazo?
-En cuanto a lo profesional, busco seguir formándome en lo académico para poder crecer en lo laboral. Y en cuanto a lo personal, teniendo en cuenta que cuando fui tenista pasaba unas 30 semanas al año afuera y que en los últimos cinco años residí en el exterior, mi prioridad ahora será pasar tiempo con mi familia y amigas/os.

WhatsApp Image 2020-03-26 at 11.28.26

Domingo 29 de marzo de 2020
Artículo realizado para suplemento Mirador Entre Ríos, distribuido con Clarín en Entre Ríos.
República Argentina

Categorías:Crónicas deportivas, Entrevistas, TrabajosEtiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s